“¡Tres, dos, uno… pavimento!”

Esta historia se publicó primero en inglés por The Tico Times. Espero mejorar mi español y hacer mis historias a hispanohablantes por traducirlas y ponerlos a disposición en su página web. Los errores o problemas con la traducción son mías y por favor, envíenme sus pensamientos a través de mi e-mail:marshall@marshall-cobb.com Por favor, vea las fotos de la versión de Tico Times – y disfrute de la nueva foto de abajo del tema con el kilómetro 13.

“¡Tres, dos, uno… pavimento!”
 
Nuestro carro dejó de chirriar mágicamente. El audio de la radio volvió a funcionar, y el hormigueo en la parte trasera de mi asiento finalmente cesó. Nuestros hijos usaron esta nueva comodidad en el asiento trasero para dedicarse a lo que importaba realmente – molestarse el uno al otro.
 
Uno normalmente no se entusiasma tanto por las calles pavimentadas, a menos de que en los últimos 45 minutos haya pasado recorriendo una calle sin pavimentar, rocosa, llena de agujeros, más conocida como la calle 606 de 17 kilómetros entre Guacimal y Santa Elena / Cerro Plano / Monteverde.
 
Admito abiertamente que también me encanta cuando ya he dejado atrás la parte no pavimentada, pero también me recuerda el tan discutido proyecto para pavimentar esta parte de la 606, y que no es algo que alegre a todos en la zona. De hecho, es probable que sea parte de las tres P para evitar en las reuniones: las plegarias, la política y el pavimento.
 
¿Cómo puede algo tan aparentemente benigno como pavimentar un camino crear tal controversia? Sobre la base de las muchas conversaciones uno a uno que he tenido, voy a tratar de dar una respuesta cuidadosamente redactada.
 
Comencemos con el grupo más fácil: los que quieren el pavimento. Los propietarios de la mayoría de los bares, restaurantes, canopy tours, y junto con otros operadores turísticos, están completamente a favor de pavimentar la ruta, ya que facilitaría un acceso más rápido y fácil a sus clientes (así como aumentar el número de clientes). Muchos de los locales que no son dueños de negocios también expresan estar a favor del proyecto, ya que también quieren un paseo menos castigador y más seguro.
 
Los residentes de la zona que no viajan fuera de la montaña o tienen un negocio, pero poseen una gran cantidad de tierra, también están entusiasmados con la perspectiva de pavimentar la ruta. Durante mi búsqueda reciente de propiedades me dijeron en varias ocasiones que debía comprar ahora, ya que los dueños de propiedades esperaban que el precio de la tierra duplicara o triplicara su valor “una vez que el proyecto de pavimento se completara”.
 
Aparte de los que ven ganancias financieras y viajes más seguros, una gran parte de la población son pro-pavimento por la cuestión del polvo. Durante la estación seca, y debido a la gran cantidad de tráfico, el polvo producido el polvo producido en la ruta 606 afecta la vista del camino, obstruye los pulmones de los conductores (particularmente los de motos y cuadras) y cubre la vegetación cercana a tal grado que, según el biólogo local Richard LaVal , “Crea una zona muerta donde nada, ni siquiera los insectos, pueden vivir”.
 
El pavimento ciertamente reduciría el polvo. También podría ayudar a mejorar la salud de los locales que luchan con el asma, así como las enfermedades de espalda causada por el uso repetido de la carretera en mal estado.
 
La doctora Carolina Yep, que trabaja en una clínica local y privada, me dijo: “Yo misma tuve que recibir tratamiento en un viaje de regreso a Monteverde el mes pasado porque, con todo el polvo, literalmente no podía respirar”.
 
La doctora Yep también confirmó que “la ruta que tienen que hacer la ambulancia por la montaña para emergencias importantes es peligrosa e ineficiente. El camino actual es una amenaza para mi vida y la vida de mis compañeros de equipo, así como de nuestros pacientes – que son principalmente turistas “.
 
Por último, las empresas del distrito han culpado durante mucho tiempo a los malos caminos por los precios cada vez más altos en los bienes domésticos y agrícolas. El combustible adicional, el mantenimiento y el tiempo en  carretera son factores que sin duda afectan a los negocios en la zona. Se presume que una ruta completamente pavimentada daría lugar a una posible disminución de los costos para los consumidores.
 
Con todos estos factores del lado a favor del pavimento, ¿quién no quiere una carretera pavimentada? Acá también es complicado, pero la razón principal se logra captar mejor en una cita de un exitoso empresario local que pidió permanecer en el anonimato. “Tengo todo lo que necesito para mi negocio, incluso con el camino malo. Lo último que necesitamos aquí es más gente.”
 
Al igual que los que están a favor del pavimento, el grupo en contra proviene de una sección transversal de la comunidad: ticos, gringos, cuáqueros, católicos, recién llegados, ancianos, etc. El punto de vista es que sumar gente a un área que ya está teniendo problemas con el suministro de agua, eliminación de basura y desarrollo lleva a un crecimiento de la población, un crecimiento que se dará a expensas de la calidad de vida de los residentes y el medio ambiente.
 
De manera titubeante señalé en un par de estas conversaciones que, desde este punto de vista, mi familia y yo, como nuevos residentes, éramos parte del problema. “Sí, pero ya estás acá, no hay nada que podamos hacer ya”. Un poco de honestidad en este caso fue más de la que necesitaba escuchar. 
Aquellos que se oponen también afirman que cada vez que uno de los caminos de tierra en la zona es nivelado y reparado, los conductores de inmediato e imprudentemente aumentan sus velocidades – muchos conduciendo por encima de lo que es permitido y seguro. Pavimentar el traicionero y sinuoso camino que sube por la montaña aumentará, según estas personas, las colisiones frontales y los accidentes mortales.
 
También, sobre el tema del peligro, entre los que se oponen están los residentes que temen que la mejora de la carretera aumentará la delincuencia ante la mejora en el acceso a carros que actualmente no pueden subir por la calle en mal estado. También hay quienes piensan principalmente en el aspecto de la seguridad y creen que la carretera actual, con sus pendientes empinadas y potencialmente con balasto de mala calidad, no se puede pavimentar con seguridad sin una reconstrucción significativa de la carretera existente.
 
El grupo final, que es probablemente el mayor porcentaje de la población, considera que pavimentar el camino es un mal inevitablemente necesario. Muchas de mis conversaciones con los lugareños – dueños de negocios, trabajadores de la industria turística, jornaleros, mecánicos, jardineros y residentes – terminaron con una variación de la idea de que definitivamente hay cosas que les gustan del proyecto de pavimento. También hay aspectos, particularmente aquellos que implican el cambio, que pueden cambiar para siempre el tejido de la comunidad, seguro no para su bien.
 
Me reuní con José L. Vargas Leitón, miembro de la Comisión de Caminos de Monte Verde, y él tuvo la amabilidad de contarme gran parte de la historia de fondo sobre el proyecto, así como las diversas entidades gubernamentales y grupos locales involucrados. Para don José, las discusiones sobre el pavimento y mejoramiento del camino “comenzaron hace un par de décadas”.
 
Estas discusiones tuvieron varios arranques, paros y otros tipos de protestas. Además de la Comisión de Pavimentación/Camino y la Municipalidad, el proyecto incluye entidades como el Laboratorio Nacional de Modelos y Materiales Estructurales de la Universidad de Costa Rica (LANAMME), el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MOPT) y el Consejo Nacional de Caminos (CONAVI) . También, según don José, “el proyecto pronto avanzará bajo la dirección de Grupo Orosi, que recientemente fue adjudicada la licitación para el trabajo.”
 
Todavía quedan preguntas, sobre todo en lo que respecta a un tramo de la carretera sin asfaltar conocida como “Kilometro 13”, ubicada a unos 600 metros del cruce de San Luis. Esta porción del camino sigue siendo un gran problema, por ser una curva de un solo carril debido a la actividad sísmica de hace aproximadamente cinco años que abrió una grieta significativa en la ladera sobre la carretera. La expansión de la carretera en esta parte viene con el riesgo potencial de derribar una parte de la ladera que, incluso sin una falla geológica, cuenta con pendientes altas y material inestable.
 

El desafio de KM 13 — cortesía de José L. Vargas Leitón

Grupo Orosi aún está en proceso de desarrollar su plan para abordar Kilometro 13 pero, según don José, “los fondos actualmente aprobados y asignados para el proyecto total – casi $ 13 millones – no cubren puentes, rutas alternativas u otras soluciones significativas que han surgido como soluciones “.
 
Y así, la gran parte de la comunidad sigue esperando. Los que esperan a menudo discuten sobre los rumores de los retrasos. Estos rumores cubren mucho terreno dispar. Algunos creen que la comunidad cuáquera no permitirá un camino pavimentado, lo que explica por qué el camino pavimentado en el pueblo termina en la orilla de la comunidad de Monteverde.
 
Hablé con varios cuáqueros de esta parte, todos residentes de la zona por 40 años o más. Todos afirmaron que su comunidad nunca ha tenido una reunión sobre el tema. Además, el camino en el pueblo que conecta la comunidad de Monteverde con Cerro Plano y Santa Elena sigue siendo un camino de tierra en Monteverde no porque los cuáqueros no quisieran que fuera pavimentada, sino porque ese proyecto de pavimentación se quedó sin fondos. También señalaron que la mayoría de los miembros de su comunidad estaban contentos con el proceso que se había completado en el pavimento de la primera etapa de la 606, entre Sardinal a Guacimal, hace unos diez años. Vale la pena señalar que ninguna de las personas con las que hablé, tenía objeciones sobre esta parte de la ruta 606 que se pavimentó entre Sardinal a Guacimal.
 
Otros rumores implican un acuerdo entre los propietarios de hoteles para mantener la carretera en mal estado para evitar una situación en la que la visita a la zona se torne en un viaje de un día para los visitantes. Me acerqué a varios propietarios de hotel. Uno respondió diciendo: “No hay evidencia real de que tener una carretera pavimentada cambiará la duración de la estancia de nadie. Vemos esto como nuestra responsabilidad y la necesidad de educar a los huéspedes sobre todas las razones que hay para permanecer más tiempo. Los viajes de un día siempre han existido. Van a continuar existiendo”.
 
Aparte de los rumores, se espera que el proyecto comience pronto. Cuando sea así, es probable que sea prudente escuchar las palabras de José Francisco Vargas, el alcalde de Monte Verde, que ha trabajado durante mucho tiempo en nombre del proyecto del pavimento. El Señor Vargas se dirigió recientemente a una reunión en la celebración del 65 aniversario de la Escuela Cuáquera. En ella Dijo a la multitud que el camino pronto será pavimentado y que espera que todos los que están ansiosos por el nuevo camino entiendan que vendrá con cambios y desafíos para la comunidad de Monte Verde.
 
Marshall Cobb y su familia se trasladaron al distrito de Monte Verde en 2015. Él toma descansos de trabajar en su novela publicando blogs en su web site y se puede alcanzar en: marshall@marshall-cobb.com.