Parque Nacional Palo Verde: La pérdida de un rancho privado es la ganancia de todos y todas

Esta historia se publicó primero en inglés por The Tico Times. Espero mejorar mi español y hacer mis historias a hispanohablantes por traducirlas y ponerlos a disposición en su página web. Los errores o problemas con la traducción son mías y por favor, envíenme sus pensamientos a través de mi e-mail: marshall@marshall-cobb.com Y los fotos aquí son nuevos – no parte de la publicación anterior..

Firmé la entrada del Parque Nacional Palo Verde y luego conduje por la calle principal de tierra, preguntándome si había vagado accidentalmente en un rancho privado. Algo bastante comprensible, cuando los 45.000 acres que conforman el Parque eran un rancho privado hasta mediados de los años 70’s cuando la tierra fue expropiada por el gobierno de Costa Rica.

Manejé despacio, esquivando iguanas bastante temerarias— o demasiado relajadas— mientras repasaba lo que podía ver en el parque, según lo que había leído. Yo sabía que iba a ver aves, el bosque tropical seco, el río Tempisque y, con suerte, cocodrilos. También sabía que iba a hacer calor. Efectivamente, el paisaje no me decepcionó.

Después de un interesante recorrido de quince minutos en carro, llegué a la estación biológica, a cargo de la Organización Para Estudios Tropicales (OTS). OTS opera en el parque bajo un acuerdo con el Ministerio de ambiente (MINAE) y también ofrece alojamiento, típicamente recibiendo a estudiantes e investigadores.

el comedor

El guía de turno, Gustavo Rodríguez González (de 31 años, vecino de Cañas) me registró y me confirmó que estaba disponible para un tour guiado del parque en la tarde. No estoy acostumbrado a oír las palabras “guiadas” y “libres” en la misma frase, así que confirmé si con mi pobre español había interpretado esto correctamente. Efectivamente así fue.

Gustavo me mostró el alrededor de las instalaciones de la OTS, que cuenta con una oficina, dormitorios y una cocina /cafetería. Inmediatamente hice amistad con el chef, Romelio Campos Jiménez de Sarapiquí. Tuve la suerte de que mi visita terminaría un día antes de la llegada de un grupo de 70 estudiantes, por lo que tuve chance de pasar tiempo con Don Romelio, Gustavo y otros empleados ya que todos compartimos una mesa para el almuerzo.
Como un complemento y advertencia, la comida es excelente, en la forma de un buffet sin límites. Gustavo y yo lamentamos este hecho un par de veces durante mi estancia, mientras nos dábamos unas palmaditas en nuestros estómagos repletos. También hay una hielera grande que dispensa agua fría — simple, pero apenas para el calor.

algunas de estas cosas no son como las otras

Previo al viaje caminaba por el mirador del muelle que se extiende hacia fuera de los humedales y me confundí por lo que vi. ¿Qué hacía un pequeño rebaño de ganado vacuno pastando libre en las zonas húmedas entre patos? Lo entendería más adelante. También descubrí que debí haber llevado algo más que un lente teleobjetivo, ya que gran parte de la vida silvestre siguió el estilo de las iguanas y eran reacios a retirarse.

Ya que no soy un biólogo, o cualquier otro tipo de científico, mis conversaciones con Gustavo durante nuestro recorrido se limitaron a ideas entusiastas como, “es extraño que las iguanas no parecen asustarse por la gente”.

Gustavo sonrió y, con una mirada divertida en su cara, “es porque no comen aquí”.

Esto era cierto, pero también más adelante aprendí que, para fines de seguimiento, los investigadores marcaban algunas iguanas perforándoles los granos en la espalda. Supongo que una perforación involuntaria es mejor si va acompañada de comida, pero personalmente, aun preferiría huir.

Iguana en el bosque, libre de dispositivos de rastreo

Utilizamos mi carro para los recorridos, pues era perfecto para tanto terreno. La mejor parte fue cuando el guía se volvió hacia mí, preguntando si mi carro tenía cuatro por cuatro, para irnos por el sendero que las maquinarias pesadas habían hecho recientemente.

Lucha contra la typha con equipo pesado

Uno simplemente no puede decirle no a este tipo de oportunidades. Sugiero no intentar esto en un carro de alquiler, o sin el permiso y acompañamiento de un guía. Si utiliza un carro de alquiler, va a necesitar planificar con antelación en donde puede encontrar un lavacar, y practicar su mirada de “no entiendo la pregunta” para cuando el agente del carro de alquiler le pregunte por qué hay barro y césped pegado en la parte inferior.

Nos deslizamos por el sendero demarcado a través de un enorme campo de typha, y luego nos detuvimos a unos 100 metros de un pequeño lago escondido entre unas colinas de piedra caliza. El lago, de poca profundidad, se llama Laguna Bocana, y es hogar de una población de cocodrilos que se retiran a unas cuevas en las colinas cercanas, cuando la laguna se seca (otra razón para evitar visitar las cuevas). Uno de los investigadores residentes ha estado estudiando estos cocodrilos durante casi cuatro años. Desafortunadamente, de manera inesperada a principios de la semana pasada, la sequía obligó a los cocodrilos volver al lago una vez más, por lo que el estudio de la cuevas tendrá que esperar.

las rocas calizas que forman las colinas están cubiertas con evidencia de su vida anterior bajo el mar

En los siguientes dos días pude caminé los distintos senderos, y encontré mucha más vida silvestre de lo que esperaba. Varios de los senderos suben a las colinas y vale la pena el modesto esfuerzo de las caminatas ante la diversidad en el bosque y, por supuesto, por la vista.

las flores caídas del cortez amarillo cubren el sendero

Mi última mañana compartí un tour en barco guiado del río Tempisque. Mi compañero, otro Gustavo — de España — es un ávido observador de aves que ha viajado por todo el mundo en busca de diferentes especies. Él y la guía del capitán tuvieron detalladas conversaciones acerca de los distintos tipos de aves que encontramos. Gran parte de estas discusiones no las retuve, pero cuando caminábamos devuelta a la estación, Gustavo confirmó que había sido una de sus mejores salidas.

¿Dónde está la guía de libros de aves cuando la necesito?

Todo el personal de OTS, los investigadores independientes y el capitán del barco insistieron en que por más que había disfrutado de la fauna y flora en el parque, durante la estación seca no estaba ni cerca a la gran cantidad de la vida silvestre que encontraría en la estación lluviosa (junio a noviembre). Me dijeron que tenía que volver, probablemente con toda mi familia, aunque tenga que buscar en los bolsillos de mi hijo menor las iguanas que intente adoptar.

¿Se pone más cómodo que esto?

También aprendí que estos delicados ecosistemas dentro del parque enfrentan una serie de importantes retos de las actividades pasadas y presentes de sus vecinos humanos. Las vacas, por ejemplo, les permiten vagar junto a los patos como parte de un esfuerzo para liberar a los humedales de las garras tenaces del typha. Además de las vacas, el personal del parque utiliza maquinaria pesada para tratar de desarraigar y matar la typha. El trabajo es de no acabarse, ya que cada cola de la planta typha contiene aproximadamente 250.000 semillas. Estos esfuerzos han requerido muchos años de trabajo y no han venido sin controversia.

La población de cocodrilos en el río también está en riesgo. El porcentaje de macho versus hembra crocs, que debe ser aproximadamente 50/50, está severamente inclinado hacia los varones. Los investigadores están estudiando posibles causas de este problema. ¿Podrían ser las variaciones de temperatura ocasionadas por el calentamiento global que afectan los huevos de cocodrilo en los nidos? ¿O serán las descargas en los ríos de los productos químicos utilizados para generar cambios de sexo en los peces, por parte de las fincas de tilapia (tilapia macho es más grande, por lo que son más rentables las poblaciones de machos)? Si tiene o no esta práctica un impacto en el río y los cocodrilos, y cómo se está manejando esta situación, es algo que los expertos tendrán que definir.

El único elemento triste de nuestro tour en el otro fantástico río fue la línea interminable de peces muertos flotando entre las hojas y ramas, los cuales eran devorados por las aves y cocodrilos. De nuevo, no hay ninguna respuesta fácil. El guía / capitán siente que esto podría estar vinculado al derrame químico en operaciones agrícolas río arriba.

Hacer caso omiso de estos problemas no hará que desaparezcan. Visitar el parque e invertir dinero al aporte y la investigación que se pueda llevar a cabo dentro de él puede ayudar, así como llevar en un tour a otras personas para que conozcan la belleza y maravilla de este parque. Pronto volveré para seguir aportando y animar a cualquier persona que también esté interesada en visitar y ayudar a preservar este lugar tan especial.