La Vida en la Isla (en español)

Gracias de nuevo a mi buen amigo Jose Brenes por su ayuda con la traducción.

Recuerdo haber visto las llamas que salían de las alcantarillas mientras conducíamos en nuestro taxi hacia la pequeña cuadrícula de calles en Managua, que se consideraba segura para los turistas, gracias a la policía fuertemente armada y los guardias en cada esquina. Este viaje, hace aproximadamente diecisiete años, no había sido idea mía.

Debido al hecho de que gran parte de mi vida como profesional se fue en autos de alquiler, vuelos y hoteles, lo último que quería hacer con mi tiempo libre era regresar al aeropuerto. Los viajes del trabajo no eran algo exótico, a menos que su definición de ese término incluya destinos como Elk City, OK o Baton Rouge, LA. Fue, en cambio, una gran cantidad de espera, vuelos cortos en aviones pequeños y más recorridos de los que no me interesa mucho recordar.

Entonces, ¿por qué estaba en Managua, Nicaragua? La respuesta es simple. Mi esposa rastreó dos cosas muy de cerca: 1) mi saldo de viajero frecuente, y 2) cualquier especial a lugares exóticos (de verdad exóticos) donde pudiéramos usar esas millas. Estábamos en Managua por la noche porque nuestro vuelo de conexión a la costa del Caribe había salido en la mañana.

Mientras estaba sentado en la cabina, mirando las llamas que llegaban desde las alcantarillas, intenté recordar lo que sabía sobre este viaje: un viaje personal / de vacaciones donde, como siempre, no participé en absoluto en la planificación. Recordé algunas cosas:

  • Íbamos a una isla.
  • Estábamos volando a Nicaragua porque Continental tenía un especial de millas de viajero frecuente.
  • Lo que saliera mal iba a recaer completamente en mi esposa, ya que esto había sido su idea.

Me incliné hacia adelante y le pregunté al taxista, en un español flojo: “¿Por qué las alcantarillas están ardiendo?”

Sin perder el ritmo, dijo que las alcantarillas contenían mucho gas metano.

Entrecerré los ojos mientras miraba hacia los escombros en nuestro alrededor donde solía haber una ciudad.

“¿Qué pasó con … todo?”

Una vez más, respondió de manera objetiva: “Bueno, hubo un terremoto, la guerra civil y, por supuesto, el huracán …”

Me arrecosté en el asiento y me volví hacia mi esposa, que solo sonrió como respuesta. Estaba en aprietos, y en realidad, solo yo tenía la culpa.

Con esto como telón de fondo puedo dar fe de mi empatía con las personas que visitan Pura Vida y que parecen no tener idea de dónde están o por qué están aquí. He llegado a ser, principalmente en el pasado, esa persona.

Por otro lado, la tecnología en general e Internet en particular han dado algunos pasos gigantes en los últimos veinte años. Ya no es necesario obligarse a sí mismo a leer una guía. Una búsqueda rápida de su destino en un motor de búsqueda proporcionará un sin fin de información, incluida la geografía básica.

Es con nuestra última y más avanzada tecnología en mente que quiero documentar algunas de las consultas y declaraciones que he recibido en los últimos años por parte de los turistas con respecto a Costa Rica. He hablado con algunos de estos cara a cara. Otros llegaron a mí por correo electrónico. En un orden que se me ocurrió, estas consultas y declaraciones son:

1. ¿Te has cansado en algún momento de vivir en una isla?
2. ¿Hace mucho frío por estar tan cerca de Perú?
3. ¿La gente habla español allí?
4. Seguro consigues comida mexicana realmente buena.
5. ¿Puedo usar pesos mexicanos allí?
6. ¿Aceptan tarjetas de crédito allí?
7. ¿Guanacaste está abierto?
8. ¿Puedes ponerte en contacto con mi hermana por mí? Ella vive cerca del Parque Nacional Los Quetzales.

Creo que un vistazo rápido a un globo terráqueo o a cualquier mapa que incluya las Américas resuelve rápidamente las primeras consultas. No, Costa Rica no es una isla y, no, no estamos en una zona tan fría, ni terriblemente cerca de Perú (creo que la gente que hace esta pregunta, que ha sido planteada en varias variaciones, ha confundido a Costa Rica con Chile porque ambos comienzan con C).

He recibido varias veces la pregunta de si acá se habla en español. Por lo general, respondo “sí” rápidamente y lo dejo ahí, luchando contra la tentación de hacer preguntas de seguimiento.

No se puede encontrar buena buena comida mexicana acá, principalmente por el hecho de que San José, Costa Rica, está a aproximadamente 1,200 millas de la Ciudad de México en línea recta, y a más de 1,600 millas y numerosos pasos fronterizos si te sientes inspirado para hacer el recorrido. Esto, menos los cruces fronterizos, es más o menos similar a la distancia entre la ciudad de Nueva York y Dallas. Y, si bien tanto NYC como Dallas honran al dólar estadounidense, ninguna de las dos ciudades (como el país de Costa Rica) está dispuesta a aceptar su caché de pesos restantes de su último viaje a Cancún.

Estoy seguro de que hay muchos lugares remotos donde las tarjetas de crédito solo se pueden usar para abrir un candado endeble. Aquí en Pura Vida tenemos una población de aproximadamente cinco millones de personas que reciben, oficialmente, más de 2,5 millones de turistas cada año. Sí, su tarjeta de crédito es aceptada, aunque a menudo puede lograr un mejor acuerdo con efectivo.

Recibí la consulta sobre Guanacaste después de la tormenta tropical Nate. Para ser claro, Guanacaste es un estado. Esto es equivalente a preguntarle a alguien si Nueva Jersey está abierta (creo que sí, pero tal vez alguien pueda verificarme e informarme).

El último punto también surgió por la situación de Nate. Tuve que buscar el parque, del que nunca había oído hablar, y descubrí que está a unas cinco horas en carro al sur de donde vivo. Creo que este fenómeno está relacionado con la percepción de que todos nosotros en este pequeño país nos conocemos unos a otros. En este caso particular, dirigí al interrogador a la oficina del parque y silenciosamente me pregunté si la hermana se estaba escondiendo deliberadamente de su familia.

No tengo la menor duda de que continuaré sintiéndome poco comprensivo al frente del conocimiento avanzado en lo que respecta a nuestros viajes. Me cuesta equilibrar el hecho de que me tomé el tiempo para leer el tomo de más de 1,000 páginas de Mr. Rutherford en Londres, una ciudad que todavía tengo que visitar, y aún así me siento mucho más feliz al permitir que mi esposa se encargue de toda la investigación y planificación de viajes. Supongo que podría cortésmente calificarse como un capricho de la personalidad.

También confío en que seguiré recibiendo extrañas consultas sobre Costa Rica, sobre cómo va nuestro equipo olímpico de esquí alpino, y si las chimichangas aquí son tan buenas como las de casa. Haré todo lo posible para responder a estas preguntas, recordándome a mí mismo que el que se sorprendió de encontrarse en Managua no tiene una posición moral elevada en términos de preguntas turísticas.

PD: Me gusta bastante Nicaragua, aunque no tengo prisa por volver a Managua.